El dia que cumpli 33 reconoci a un payaso del GTA entre mi pila de discos

Published On September 19, 2014 | By admin | Geeks

Un día te levantás y te das cuenta de que cumplíste 33 años. Es una cantidad de años que no se cumplen todos los días, pensás. Salís de tu casa autoconvenciéndote de lo único e irrepetible que es ese momento y vas directo al primer negocio que pueda suministrarte ese videojuego del que tanto hablan y que tantas dudas te genera por sus gráficos, por su jugabilidad, por su mapa, etc… Pero casi inmediatamente pensás que un gusto por año no está mal y cerrás tus meditaciones al recordar que Cristo tenía 33 cuando fue crucificado pero si viviera en esta era y fuera uno de nosotros definitivamente compraría este videojuego, el GRAND THEFT AUTO V (o simplemente GTA V)

 

 

Y entonces volvés a tu casa, desprendés con fuerza el film que recubre la caja y esperás a que la magia de la carga y la descarga del juego en cuestión te lleven a buen puerto. Pero la magia se vuelve sorpresa: una de las geniales ilustraciones que se suceden a modo de espera desesperada retrata a un joven de pié rodeado de un ambiente poco prometedor, vistiendo pantalones anchos, musculosa negra y roja sobre remera blanca, posee sus brazos tatuados, su cabellera con rastas medianas y la cara pintada como un payaso.

 

Te detenés a pensar que las fachas de ese joven te recuerdan a alguien. Te levantás del sillón y te dirigís hacia tu discoteca (porque la curiosidad mató al gato y en este caso también detuvo el esparcimiento) y, luego de surfear olas de polvo, lo encontrás: el disco se llama THE GREAT MILENKO, la banda INSANE CLOWN POSSE (o tan sólo ICP) y sus cantantes / representantes son dos hip-hoperos que se hacen llamar Violent J y Shaggy 2 Dope, oriundos del poco amigable pueblo de Delray, Detroit. Ambos se presentan vestidos con pantalones anchos, musculosas sobre remeras blancas, ambos poseen tatuajes, sus peinados suelen ser poco convencionales y sus caras siempre están pintadas como las de los payasos.

 

Pensás que las casualidades existen y te disponés a encarar la primera partida de tantas a futuro. Primera misión terminada. Genial, el juego promete: tiros, muchos tiros. Se va encadenando una misión tras otra y las casualidades se vuelven certezas: cada vez que uno de los personajes principales (hasta este momento Michael y Franklin) monta su auto suena una estación de radio diferente, la misma que representa tanto su personalidad, como su capital cultural, económico, social. Tu cabeza decodifica los atajos relacionados a la jugabilidad y al contenido del GTA V hasta que todo cierra: el tercer personaje del juego, Trevor, vive en un espacio desolado, donde la brutalidad circunda en todo sentido, cuando se sube a su camioneta la estación de radio reproduce música acorde a su ser. Uno de sus camaradas se llama Wade, un joven que viste pantalones anchos, musculosa negra y roja sobre remera blanca, posee sus brazos tatuados, su cabellera con rastas medianas y durante un momento de la historia del juego, tiene la cara pintada como un payaso. Wade es la representación gráfica y auditiva de la intención de ROCKSTAR GAMES: lograr el todo. GTA V no sólo es genial por lo ya mencionado: se tomó muy en serio cada detalle para que la perfección sea reflejada. Cada una de las 16 estaciones de radio que se pueden sintonizar durante la conducción de un vehículo posee un DJ o un grupo de DJs especialistas en el/los género/s transmitidos. Y para colmo, la gente de ROCKSTAR GAMES se aseguró de que cada DJ sea un personaje real, una persona de carne y hueso reconocida en su ambiente: desde Keith Morris (cantante de BLACK FLAG y OFF) como DJ en CHANNEL X, hasta DJ Camilo y Don Cheto, ambos mexicanos reconocidos en el ambiente de la música y la radio como DJs en EAST LOS SANTOS FM. GTA V, por lo tanto, sigue la idea de su antecesor GTA IV, perfeccionándolo al extremo.

 

 

Terminás de desplomarte sobre tu sillón, sonreís solo (con la alegría que toda persona de tu nivel cultural merece sentir, la misma que refleja tu soberbia interna) y decidís proseguir perdiendo horas de vida en el vicio más adictivo del corriente Siglo XXI.

Like this Article? Share it!

About The Author

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *