Según el fundador de Tesla la vida podría ser una simulacion de computadoras

Published On July 6, 2016 | By Alejandro Campo | Cultura, Geeks

Hace unos años creímos por un momento que la línea divisoria entre la “realidad” y la simulación gráfica había alcanzado su mínimo espezor cuando los medios masivos se hicieron eco de Second Life, una especie de aldea virtual donde la gente establecía relaciones sociales, comerciaba con dinero real, promulgaba su fe e incluso cometía delitos como la divulgación de pornografía infantil.

matrix_01

Second Life cayó en desuso pero sirvió como experimento para convalidar la visión (al menos) inquietante que ya venían preanunciando The Matrix, Videodrome, Vanilla Sky y tantos otros especímenes culturales desde hace décadas. Un futuro atravesado por tecnología de simulación completamente indistinguible de la realidad. Para muchas mentes estrechas esta visión del futuro puede parecer simple onanismo geek pero para Elon Musk, el fundador de PayPal, Tesla Motors y Space X, esto es “cosa seria”.

Hoy por hoy Musk es reconocido mundialmente por haber fabricado el primer auto eléctrico renovable, el Tesla Roadster y por liderar la privatización de la exploración espacial a través de su transbordador F9/Dragon. Pero mucho antes fue un chico sudafricano que programaba en su Commodore, jugaba Dungeons and Dragons y sufría una buena dosis de angustia existencial de la mano de algunos textos de Nietzche, Schopenhauer y A Hitchhikers guide to the Galaxy. Una ensalada de este tipo solo podía derivar en una bizarreada total.

Sucede que a Musk se le soltó la cadena en medio de una conferencia de programadores cuando dio a entender que en “realidad” somos entidades generadas por computadora dentro del juego de simulación de una civilización mucho más avanzada:

El argumento mas fuerte a favor de la teoría de que vivimos en una simulación es la siguiente: hace cuarenta años jugabamos Pong. O sea, dos rectangulos y un punto. Eso eran los juegos. Hoy, 40 años después, tenemos simulaciones 3D de realidad fotográfica con millones de personas jugando simultáneamente, y se está volviendo mejor a cada año. Pronto vamos a tener realidad virtual, realidad aumentada. Si asumís cualquier grado de progreso, entonces esos juegos van a ser indistinguibles de la realidad, incluso si ese grado de avance cae 10 veces de lo que es hoy. Imaginemos 10.000 años en el futuro, lo cual es nada en escala evolutiva.  Entones ya que vamos hacia juegos indistinguibles de la realidad, y esos juegos pueden ser jugados en cualquier consola o PC o lo que sea, parecería ser que la posibilidad de que seamos parte de una simulación es una en billones. Decime que hay de malo con ese argumento. ¿Hay algo de malo con ese argumento?

Esto fue en respuesta a la pregunta de un periodista, quien insisitió: El argumento parece correcto, pero, ¿Qué opina usted?

A lo que Musk contestó: Hay una chance entre billones de que seamos parte de una simulación y espero que sea cierto, porque si la civilización deja de avanzar, puede ser debido a algún evento calamitoso que extinguió a la civilización. Entonces tal vez deberíamos sostener la esperanza de que esto sea una simulación, porque de otra manera vamos a crear simulaciones indistinguibles de la realidad o la civilización simplemente dejaría de existir. Es poco probable que vayamos hacia una inmovilidad de millones de años. 

Musk se refiere a un escrito del filósofo Nick Bostrom titulado: “Are you in a Computer Simulation?”, que puede leerse acá, pero la idea es mas o menos así:

Algo que las siguientes generaciones probablemente hagan con sus computadoras super poderosas es correr simulaciones detalladas de sus antepasados, ya que sus computadoras serán capaces de procesar muchos tipo de simulaciones. Supongamos que estas personas simuladas poseen conciencia (como debería ser si las simulaciones son lo suficientemente sofisticadas). Entonces sería posible que la gran mayoría de mentes como la nuestra no pertenecen a la raza original, sino a personas simuladas por los descendientes avanzados de una raza original. Entonces sería posible argumentar que estamos entre aquellas mentes simuladas y no entre las mentes biológicas. Si no pensamos que sea posible que estemos viviendo en una simulación de computadora, no deberiamos creer que nuestros descendientes serán capaces de reproducir simulaciones de sus antepasados. Esa es básicamente la idea.

De cualquier forma, toda esta perorata teórica sobre simulaciones del futuro no debería altera nuestro tránsito por este mundo (real o virtual), que nos empuja decididamente a construir sentido en torno a normas y rutinas preestablecidas (por vaya uno a saber quien). Pagar facturas de gas con vencimiento, ser un “buen tipo” según los manuales de ética de la época, trabajar en lo posible de algo que nos haga felices, buscar el amor y finalmente morir sin mucho sufrimiento. Incluso tal vez, encontrar el momento de sentarnos adelante del monitor y jugar simulaciones, todavía más primitivas con escenarios medievales donde habiten otros individuos, concientes o no, de lo que sucede detrás.

 

 

 

 

 

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *