Sistemática: Con la inspiración a cuestas

Published On August 25, 2016 | By Martin Velazquez | Criticas de discos, Entrevistas, Musica

 

El nuevo material de la banda de San Antonio de Padua, Distintos Vientos Antes de que El Sol Nos Pudra la Cara, tendrá su presentación este viernes en el Teatro Gregorio Laferrere. Tras el repaso por las raíces del álbum, el contrapunto que tuvimos con su cantante Nicolás Deluchi.

sistemattt

Cuando uno piensa en la sistemática y su probable definición, sin ser científico, imagina un escenario en el que conviven toda una serie de organismos dispares: sus reacciones, relaciones y distribución dentro de un determinado ecosistema. Sin embargo, aún con dos siglos a cuestas de investigación, los descubrimientos concernientes a los seres vivos son, tristemente, ínfimos.Y eso corre para todos ellos. La complejidad del conurbano bonaerense no es la excepción: calles de tierra manguereadas por la tarde; la libertad de los perros correteándose; el ir y venir de multitudes (agotadas) desde la capital; la juntada con amigos que persiste en tiempos de redes sociales. Sistemática nace y crece en ese ecosistema, con el trajín de años de lucha en el under del Oeste – otrora rock’nrollero ahora cosechando rastros indie – que vuelca en su primer larga duración: “Distintos vientos antes de que el sol nos pudra la cara”. Un trabajo arduo, desde lo técnico y lo emocional, que recoge canciones con vasta historia detrás y manifiesta una amplia variedad de caras que conforman, en su conjunto, un mismo rostro identificable. Nicolás Deluchi en Voz, Sebastián Gomez en guitarra, Germán Guillone en bajo, Jesús Muñóz en Teclados y Patricio Sly en batería; llevan la posta desde San Antonio de Padua, de la transformación de un sonido que busca amalgamar nuevas formas, proponiendo unas y reinventando sobre lo pasado.

Todo en la naturaleza es un permanente renacer. La tragedia que sacudió al país el 22 de febrero de 2012, cuando una formación del tren Sarmiento chocó contra el paragolpes de la estación Once, dejando una pérdida de 52 vidas, fue un punto de inflexión en Sistemática. La voz y pluma que había generado un envión en la agrupación, Lucas Menghini Rey, ya no estaba. Renacer implica transformaciones. Y eso fue lo que alimentó de vitalidad a ese grupo de pibes, que pujaba por armarse, con infinidad de ideas rebotando sobre sus cabezas. El EP de 2013 fue un punto de partida, el timón necesario para zarpar hacia un horizonte bautismal. Los años se hicieron largos entre los vaivenes de los estudios Del Torito y El Angel: arreglos, masterización, colaboraciones instrumentales. Todo encajó como pieza de una mecánica perfecta en el flamante “Distintos Vientos Antes de que El Sol Nos Pudra la Cara”, en donde la banda bonaerense logra darle un punto culminante a un andar sonoro polifacético.

Como una alarma intergaláctica, el homónimo del álbum, arranca refugiándose el poder de la inspiración: “Sigo la ruta sin saber hacia dónde va/ El paisaje por fin es claro, el sonido avanza”. En la lista sigue “Sobrerreproducción”, un corte de base hipnótica que parece sintetizar la postura de la banda ante la banalidad musical que rodea al mercado. “Cada vez estamos mas rodeados de información y es muy importante poder hacer algo con todo eso”, comenta Nicolás. A continuación, “El día muerto”, se acerca más al indie rock pero cubierto por espaciados riff de potencia que empujan la canción hacia un cierre de tintes punk. Las trece canciones del playlist muestran una construcción arquitectónica de sonidos, que atraviesan bajos y explosiones en donde entra el juego la elasticidad del canto de Nicolás. En “Ansioso corre el tiempo” (con voz y guitarra del Chimu), hay una tónica mayormente alternativa entre el punk y la escuela sónica: la batería de Patricio que retumba; las guitarras que rompen hasta desgranarse; y vuelven a romper, con furia. Sin duda “Pulso absoluto” es un gran destaque; en una atmósfera espacial armada a partir de los teclados, los instrumentos fluyen con soltura en un corte que exclama melancólico: “Cada cosa hoy parece ser alguna especia de alarma de algo que nunca vendrá”. Llegando al fondo del disco, “Ciertos puentes en la cima estallan” suena minimalista. Con logrados arreglos de voz y un estribillo de furia desgastada, el cierre hace gala de los efectivos recursos del “clima” que “Distintos Vientos” anticipa desde su inicio.

sistematikk

Analizando la composición del álbum pude encontrar dos conceptos que parece son recurrentes en buena parte de los temas. Uno es el tiempo, el otro la pérdida. ¿Qué les significan a ustedes esas ideas?

La idea de la pérdida atraviesa al disco en diferentes etapas. En cada tema hay algo que se desprende del personaje y, a su vez, algo que se gana; pero una ganancia a partir de esa pérdida, como el poder hacerte más fuerte, o mismo la necesidad de abandonar esa parte tuya que no te ayuda a continuar. Sobre todo en “El día muerto”, se hace alusión a esos días en que no parece haber nada para hacer y que uno se pregunta cómo avanzar en un día así. Con el tiempo también, incluso hay un tema – Pulso Absoluto – que habla de estas dos ideas, asimismo en “Ansioso corre el tiempo”. En “Lacrimógena”, por un lado, hay un tratamiento del tiempo como algo más instantáneo, lo efímero del presente: un reloj abierto puede terminar siendo cualquier hora.

Si bien hay canciones que estaban compuestas desde hace tiempo – incluidas en el EP de 2013 – al escuchar el disco por completo no se reflejan demasiadas diferencias en el sonido y la estructura del mismo, como si hubiera sido hecho todo de cero. ¿Cómo lograron esa asimilación?

Los temas los fuimos haciendo durante mucho tiempo. Algunos son viejos, otros son de tan solo meses. Sí reconozco que estuvimos trabajando bastante en la lista de los temas, para que en su conjunto dijera finalmente lo que nosotros pensamos: un mensaje, o que pudiéramos darle forma y eso le llegue a quien lo escuche; ya sea de una forma desordenada o algo más organizado. Al batero (Pato) se le ocurrió esta lista; la discutimos, cambiamos algunas cosas, pero quedo casi igual. La sorpresa que nos dio el hacerlo fue que resultó bastante épico, aunque no hubiésemos planteado de antemano ser una banda épica.

¿Con épico te referís a un álbum de una línea más conceptual?

No exactamente conceptual – más allá de las ideas que giran en torno al disco – sino más que nada en lo musical y, específicamente, en los finales: en las melodías de voz y en algunas armonías de ciertos temas. Nosotros no escuchamos mucha música del estilo de My Chemichal Romance, pero de alguna manera se coló ahí y no esta mal que así sea.

Tuvieron varios cambios de formación desde el inicio hasta llegar a esta agrupación actual, y a su vez, el trajín de los temas que fueron circulando en esos años. ¿Fue un poco una catarsis lanzar el disco y una manera de poder empezar a pensar en lo que viene de la banda?

Esa sensación se dio mucho, sobre todo cuando gastamos tantas energías y esfuerzos en concretarlo. Una vez que grabamos en el Estudio – Del Torito – como que todo empezó a tomar forma definitiva. Pero sí, antes todo estaba en proceso de ensayo, inclusive la última semana ensayamos todos los días. Si bien el disco lo hicimos con cierta tranquilidad, mientras más avanzábamos, íbamos agregando voces, coros, otras guitarras, la percusión, entre otras. Eso iba calmando las ansias, pero aumentaban paralelamente las expectativas por tocar.

Ahora tenemos dos temas nuevos que son bastante distintos, tiene un estilo compacto y forman parte de otra cosa por venir.

Pasaron más de cuatro años de la “Tragedia de Once” que se llevó la vida de Lucas “Chimu” Menghini Rey. En este tiempo, ¿qué transformaciones, personales y musicales, experimentó la banda?

Tuvimos muchos cambios internos, sobre todo de maduración. Si bien como persona esa maduración estaba, como artistas, esa sensación de subirse al centro de un escenario no estaba desarrollada. Sobre todo teniendo en cuenta de que él era así: era el más pillo, el que se adelantaba a hacer las cosas primero. Fue un balde de agua fría, pero nos hizo dar cuenta de muchas cosas que hoy nos completan. A su vez, sentimos mucha alegría al momento de cantar sus canciones. En el disco hay cortes en donde está su voz y eso nos da mucho orgullo. Tomamos el EP del 2013 y tiramos unas pistas para que el audio se escuchara un poco mas fiel al original. Si bien no pudimos poner todo lo que queríamos de él, por una cuestión de audios y el uso de los metrónomos, estamos muy contentos con cómo quedo el disco con la participación del Chimu.

Por un lado, el sonido de la banda puede parecer actual, cercano al indie rock que hoy es tendencia en el under; por el otro hay una tónica noventera, ya sea en el uso de los teclados o los coros, que parece acercarlos a esa generación 90′ de Massacre, Los Brujos, Los Gorriones, entre otros. ¿Conviven diferentes estilos en Distintos Vientos?

Hay una mezcla de generaciones. Incluso a nosotros nos gusta música más vieja aún, cercana a los ochenta o setenta; pero cuando empezamos con la banda, comenzamos a descubrir artistas de esa actualidad; que eran los Gorriones, El Otro Yo, Massacre, Los Brujos, o todavía mas vieja como Los Encargados, Los Pillos o Don Cornelio y la Zona.

Leo el título del disco (Distintos Vientos antes de que el sol nos pudra la cara) y lo traslado al ámbito del rock. Hoy hay varias bandas que supieron ser un emblema que empiezan a deconstruirse, y por otro lado, jóvenes músicos con un puñado de años y discos al lomo, dispuestos a dar el salto. ¿Cómo observas vos esa situación?

Si bien tuvimos un recorrido en el circuito (más que nada en el oeste) todavía estamos más como espectadores de ese cambio. Somos un poco el under del under. Aunque sí, tocamos con Las Ligas Menores y con Atrás Hay Truenos, entre otras. En el caso de Mi Amigo Invencible, es una banda que me encanta; a los chicos de El Mató siempre los voy a ver en primera fila. Son bandas que nos gustan mucho. Pero somos conscientes de que, si bien tenemos nuestro lado indie, tenemos unas estructuras que son algo más complejas sonoramente, un poco más distante que el punk recurrente en ese estilo. Pero nos encanta el circuito: los festivales en el Matienzo; los eventos de los chicos del sello Magdalena Records. Somos espectadores de las bandas que se acercan al Oeste también, como el caso de Nairobi o Viva Elástico. Pero nosotros recién ahora nos estamos agrupando con algunas de esas bandas para armar algo. Nos gustaría formar parte de ese movimiento, incluso hay muchas de ellas que sentimos hacen algo parecido: La Gran Perdida de Energía, Somos una triste banda de Rock o Salvia. Esa mezcla de la vieja escuela, más setentosa, con el pop actual.

Tuvieron en la producción del disco, la mano de Leo Ghernetti de Defórmica, una banda icono del oeste. ¿Qué rescatas de esa experiencia?

Leo nos ayudó mucho, sobre todo por la gran apertura musical que tiene en la cabeza. Si bien formalmente el disco lo produjimos nosotros, el colaboró y nos ofreció muchas ideas para mejorarlo. Nos fue a ver a la sala y nos dijo que los temas estaban muy bien, que ya tenían mucho laburo y que lo grabáramos. Fue alucinante la experiencia en el estudio. Grabamos dos días enteros. Si bien Leo se encargó de la base del álbum, con el disco ya veníamos trabajando desde hace casi un año en el estudio.

Nunca había trabajado tan a fondo, fue una experiencia muy positiva. Lo que me dejó Leo, particularmente, fue sacarme del lugar de seguridad al doblar las voces. En el EP de la banda (también grabado en un estudio) todas las canciones están así, tenían ese sistema. Él fue franco y me dijo que no le gustaba de esa manera. Y si bien dejamos algunas partes dobladas, usamos mayormente coros. Fue un trabajo arduo de repasar nota por nota.

Van a estar presentando el disco este viernes en el Teatro Gregorio Laferrere de Morón, ¿con qué show nos vamos a encontrar?

La presentación en el teatro se viene con todo, va a estar muy buena y va a haber sorpresas. Ahora, estamos trabajando con las visuales en cada canción: las luces y la concordancia con el sonido de los temas. Hay invitados: el propio Leo Ghernetti; Paolo Menghini Rey, el papa de Lucas, y amigos músicos que participaron en el disco en diferentes partes. Asimismo, vamos a estar grabando algunos vídeos y ofreciendo los discos en formato físico.

Like this Article? Share it!

About The Author

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *